Jing Wei llenó el mar

Nü Wa, la hija menor de Yan Di, el dios del sol, era una chica muy linda, ingenua y vivaz. Todos los días iba a la costa para divertirse, contemplando el oleaje y recogiendo conchas de diversos colores.

Un día que quería ir a la playa, la madre se lo impidió, diciéndole que era probable que hubiera una tempestad. No obstante, la chica fue sin hacer caso a las palabras de su madre.

En la playa, después de recoger muchas conchas de colores, Nü Wa subió a una gran roca para observar la blanca espuma que levantaban las olas cuando chocaban contra los riscos o las blancas gaviotas que volaban describiendo círculos sobre las verdes aguas del mar.

  • "¡Qué hermoso es el mar! ¡Con razón mi padre viene a bañarse aquí todos los días!" pensó la chica, sin percatarse de que se aproximaba una tempestad.

De repente hubo una bocanada de viento húmedo y ardiente y llovió a cántaros. Las olas se levantaron como montañas, chocando contra la costa. Nü Wa no logró eludir una enorme ola que la arrastró hacia el mar.

En ese momento, la madre Llegó a Ja playa. El viento la hacía tambalear y la lluvia no le permitía ver nada. Comenzó a gritar en todas las direcciones, llamando a Nü Wa.

Pero no escuchó ninguna respuesta, fuera del rugido del viento, la lluvia y el mar. Poco después, la tempestad se aplacó y el mar volvió a su calma de antes. Pero la chica no apareció por ninguna parte. Con el corazón desgarrado, la madre se puso a llorar, sentada en la playa.

Después de su muerte, el alma de Nü Wa se convirtió en un pájaro llamado Jing Wei que tenía la cabeza rayada, el pico blanco y dos garras rojas. Vivía en el monte Fajiu, al Oeste. Era tanto el odio que abrigaba la chica hacia el mar que le había arrebatado su vida, que juró llenarlo para vengarse.

Desde entonces, el pájaro llevaba día y noche, con la boca, ramas secas y piedras para arrojarlas al inmenso mar. Así pasaron los años, sin suspender nunca su trabajo, dando muestras de una voluntad férrea.

Se dice que posteriormente Jing Wei contrajo matrimonio con el petrel y tuvieron muchos hijos, de los cuales el macho era petrel y la hembra Jing Wei. Cada vez que había una tempestad, los hijos volaban valientemente, dando vueltas sobre el mar, atravesando las nubes y desafiando a las olas, y lanzaban gritos combativos de venganza. Herederas de la tarea que había comenzado su madre, las hijas llevaban, año tras año, de generación en generación, ramas secas y piedras para arrojarlas al mar.

Pan Gu, formador del mundo
Nü Wa, crea al hombre
Shen Nong probó las cien hierbas
Sui Ren produjo fuego
El agrónomo Hou Chi
Huang Di vence a Chi You
Hou Yi derribó los soles
Chang E se refugia en la luna
Yan Di, dios del sol
Jing Wei llenó el mar
Kua Fu persiguió al sol
Xing Tian
Dayu sometió las aguas
Fu Xi
Regresar
Sun Wukong